Viajar con perro. La aventura de tu vida. Parte 1ª

Tener perro es una gran satisfacción, y también una responsabilidad que todos los dueños de perros asumimos con gusto, pues conocemos a la perfección que lo que nuestros animales de compañía nos ofrecen a nosotros suple con creces las obligaciones que nosotros hemos de tener para con ellos. Como se dice a pie de calle; “sarna con gusto, no pica”.

Es por ello que cada vez más, los dueños de animales de compañía en general, y de perros en particular (pues es lo que nos pilla más cerca) deseamos tener con nosotros a nuestra mascota, incluso cuando llegan las vacaciones.

Cada vez más personas deciden pasar las vacaciones con su mascota allá donde vaya, pero ésta decisión también se convierte en una odisea para el decidido dueño.

Viajar con perro es más arduo de lo que al principio puede parecer, puesto que la ilusión poco a poco se va convirtiendo en una carrera de obstáculos cada vez más difíciles de sortear.

Empecemos por los medios de transporte, ¿cómo llevamos junto a nosotros a nuestra mascota? Los más experimentados ya saben que la manera más cómoda es el transporte privado, es decir, el nuestro propio, puesto que dentro del vehículo, nosotros imponemos las normas, aunque debamos tener en cuenta que también con la sociedad hay normas que debemos cumplir.

Si decidimos ir en nuestro propio vehículo, deberemos tener en cuenta las normas que la Dirección General de Tráfico nos impone. Aunque parece ser que hay muchas dudas todavía y que la normativa todavía no es lo suficientemente específica o clara, todas las maneras recomendadas por la DGT implican que el animal no tenga acceso al lugar donde se encuentra el conductor, con tal de evitar que pueda entorpecer la labor que éste realiza. El animal podrá ir en un trasportín, sujeto con un arnés especial al cinturón de seguridad y/o separado por una red homologada. Todo ello dependerá de nuestras preferencias, pero nuestra recomendación es que el animal tenga espacio suficiente para estar cómodo, que se hagan numerosas paradas en las que el animal pueda estirar las piernas y realizar sus necesidades básicas y que tengamos en cuenta y le observemos por si se marea.

En el mercado existen numerosos productos para evitar el mareo del perro en el coche, y librarnos así del mal trago que supondrá que nuestro perro sufra mareos y nauseas, o lo que es peor, que vomite, por ello es importante que el animal no coma antes de subirse al vehículo.

Antes de realizar cualquier viaje, será conveniente hacerle una visita a nuestro veterinario, con la intención de que le haga una revisión rutinaria que certifique que nuestro perro está en condiciones idóneas para viajar, y sobre todo, para tomar las precauciones necesarias al emprender el viaje. No compre ningún producto para evitar los mareos del animal ni ningún tranquilizante para evitar que se ponga nervioso sin consultar a su veterinario, él es el que deberá recomendarle el uso o no de pastillas u otros métodos.

Si no disponemos de vehículo propio, existen otros métodos para viajar. El tren es un método rápido y útil siempre y cuando tengamos un perro pequeño, pues la normativa de RENFE así lo dispone, aunque esto dependerá del tipo de tren.

Si Ud. va a viajar en un tren de media distancia, larga distancia o AVE deberá tener en cuenta una serie de normas:

–          Podrá viajar cualquier animal que no supere los 6 kgm de peso. (Realmente no pesan al animal y si excede en poco los 6 kgm que marca la ley, supuestamente nadie le dirá nada).

–          Solo podrá viajar un animal de compañía por persona.

–          El animal deberá ir en un receptáculo homologado con posibilidad de retirar excrementos. Si es perro o gato, un trasportín, si es un pájaro una jaula.

–          El receptáculo o jaula no podrá sobrepasar los 60x35x35 centímetros. (No miden el trasportín, así que si las medidas no son exactas, no se asuste, de todas formas, y por mucho que busque, no existen trasportines con esas medidas exactas).

–          El número máximo de animales por tren es de 3.

–          Si algún cliente se queja, el animal no podrá viajar en tren.

–          El precio del billete será la mitad del precio ordinario del billete de la persona y solo podrá ser comprado en las estaciones con venta de billete.

  • Según últimas informaciones, el billete debe adquirirse a la vez que el dueño adquiere el suyo propio, pues el programa informático está diseñado para sacar el billete ordinario y el del animal en el mismo momento, esto impediría que el dueño pudiese aprovecharse de las ofertas existentes cuando compra el billete por internet, como hasta ahora se había podido realizar. No obstante, si compra su billete con antelación y luego se acerca a la estación para adquirir el billete de su mascota, el vendedor le proporcionará un billete firmado por el jefe de la estación que permita al animal viajar junto a Ud. y disfrutar de las ofertas al adquirir su pasaje por internet. Según Renfe, este problema se subsanará, pero de momento tiene la posibilidad de, o bien adquirir su billete junto al de su mascota, o bien, conformarse con un billete (o sucedáneo de él) firmado por el jefe de la estación, eso sí, no se librará de tener que dar explicaciones a cada uno de los empleados de Renfe cada vez que éste mire con una cara extraña el billete de mascota que Ud. le está mostrando.

Si el viaje va a realizarlo en la red nacional de Cercanías, podrá viajar cualquier perro de cualquier tamaño, sin obligatoriedad de uso del trasportín, y con billete gratuito. Pero eso sí, revise la normativa de su red de cercanías más cercana, puesto que en algunas ciudades se restringe la entrada de perros en determinados horarios. Esta información la podrá encontrar en el siguiente enlace “Condiciones de Viajeros; viajar con animales domésticos en RENFE

En cualquiera de los casos, el perro guía de invidentes está eximido de éstas normas, aunque en la normativa visible en la web exige correa corta y bozal en caso de que éste (entiéndase, el perro guía) sea agresivo, si bien cabe recalcar que no es muy habitual que un perro guía sea agresivo, tal vez si lo fuera, no podría guiar a un invidente. En el caso de perros de asistencia, será mejor que se dirija a atención al cliente y pregunte allí antes de emprender su viaje.

Si Ud. Tiene alguna historia que contar, y si ha experimentado la dificultad y a su vez el placer de viajar con su mascota, no lo dude y cuéntenoslo, nosotros lo publicaremos, su historia es la nuestra y puede ayudarnos a muchos dueños.

Anuncios

3 comentarios en “Viajar con perro. La aventura de tu vida. Parte 1ª

  1. malagaperruna

    Estamos indagando sobre el tema de los viajes y los perros, esto irá en un próximo artículo, porque ponerlo en este quedaba muy largo, pero de entrada sí te afirmo que hay límite de peso, lo que no puedo es especificarte cual todavía.

    Todo esto siempre depende de en qué compñía viajes, si vas a hacer un viaje, informate bien llamando a la compañía y lee otras opiniones de gente por internet.

    Saludos y gracias por vuestro interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s