Los que no eligen nacer

Yo no elegí nacer, no lo pedí. No quise nacer para ésto.
Mi madre, mi padre, no eligieron tenerme, solo respondieron a un instinto, el reproductor, que en nuestra especie, no significa amor, solo significa eso, reproducción.
Fruto del ser humano, que creyendo entendernos, o ignorando nuestra naturaleza, permite que yo nazca, que mis hermanos nazcan, que multitud de perros nazcan, sin haberlo pedido, sin haberlo deseado.
No queremos nacer para terminar así.
El ser humano dispone de nuestras vidas sin importarles si sufrimos, dispone de la vida de mis hermanos sin preguntarse “¿qué será de ellos?”, dispone de la vida de nuestros padres sin razonar.
No tienen derecho a hacerlo, no tienen derecho a disponer de nuestras vidas. Hace miles, millones de años, hicimos un pacto con el ser humano. “Yo te ayudo a ti, te soy fiel, te cuido, te protejo, te guío, trabajo para ti, te hago compañía y tu, solo tienes que respetarme, quererme y cuidarme”.

Pero no sabíamos los perros que el pacto sería, en muchas ocasiones, unilateral.

El ser humano, el que dispone a su antojo de nuestras vidas y la de nuestros congéneres, no entiende nada. No elegimos nacer, pero ya que tuvimos que hacerlo, por dejadez, por capricho, por egoísmo, ya que el ser humano quiso disponer de mi vida y obligarme a nacer, te debes a mi, a cuidarme, alimentarme, quererme.

Pero tampoco así. Disponen de mi vida, de mi presente y mi futuro. Pero lo que disponen para mi no es amor, cuidados, juegos. Lo que disponen para mi es abandono y maltrato.

A mi y a mis hermanos nos envuelven en una bolsa de plástico, una caja de cartón para los más afortunados, nos maltratan, nos asesinan. Nos arrebatan la vida que ellos quisieron darnos y que nosotros no elegimos vivir.

Nos lanzan a un rio a morir, nos torturan hasta la muerte, nos dejan solos en medio de ningún lugar para morir de hambre, de enfermedad, e tristeza, para morir por que ellos lo disponen.

Disponen de mi vida, de mi pasado, mi presente y mi futuro, del de mis hermanos, del de toda nuestra especie. Nos utilizan de mil y una maneras y cuando no servimos, se olvidan de nosoros. Nos abandonan, nos maltratan, nos torturan, nos matan.

Hay miles como yo. Con la mejor de las suertes, alguien nos encuentra, nos da de comer, nos cuidan, nos protegen en lugares donde hay cientos como yo. Nos prometen ayudarnos, nos buscan hogar, intentan por todos los medios que nuestra vida tenga un futuro, algo mejor que la tortura, algo mejor que el hambre, mejor que la muerte. Muchos de nosotros moriremos aquí, de viejos. Otros, que no han corrido tanta suerte, entrarán hoy a un lugar mucho más tétrico que éste donde solo les espera la muerte. Entran con la fecha sentenciada.

No hay tantas casas para albergarnos a todos, algunos tendrán la suerte de encontrarla, pero el resto, y nos contamos por cientos, por miles, moriremos esperando.

Los que no son tan afortunados, morirán en el camino, atropellados, maltratados, torturados por diversión, de inanición, de desidia, enfermos, ahogados en un rio, sin poder respirar en un contenedor.

¿Por qué? Si yo no elegí nacer, ¿por qué el ser humano ha dispuesto ésta vida para mi y mis hermanos?

¿Por qué juegas a ser Dios y te conviertes en un diablo para nosotros? ¿Por qué? Nosotros te lo damos todo y no elegimos nacer.

No elegí nacer para saciar tu “necesidad” absurda de querer un clon de mi mamá o mi papá. Yo nunca seré como ellos, soy un individuo fruto de su instinto, pero no soy ellos.  No quise nacer para enriquecerte cuando me vendas.

No quise nacer para ser arrojado al mundo. Yo también sufro, yo también siento, yo también soy un ser vivo.

No elegí nacer, no elegimos nacer, pero tu lo has dispuesto. Sé responsable conmigo o sé responsable con mis padres.

Ésta es la consecuencia de tu egoísmo, la consecuencia de la cría irresponsable, la consecuencia del abandono y el maltrato. Miles de perros buscando un hogar que nunca encontrarán, miles de perros torturados y asesinados. Miles de perros que no eligieron nacer.

Anuncios

3 comentarios en “Los que no eligen nacer

  1. Victoria Abón

    Probablemete, si los hombres ancestrales que iniciaron la domesticación del lobo hubieran siquiera imaginado lo que 30.000 años después iban a destrozar sus descendientes, no lo habrían hecho, porque eran personas que respetaban a todos los seres creados por la madre Tierra, y que, como siguen haciendo ya pocos, tomaban de la naturaleza justo lo necesario para sobrevivir. Como bien dice este post, nosotros los hicimos, nosotros creamos al perro para nuestra comodidad y utilidad, para que nos ayudara a cazar, cuiara de nuestros rebaños, guardara nuestras casas, diese calor a nuestros hijos o simplemente, nos diese compañía, pero la iresponsabilidad y egoismo del ser humano, que nunca tiene límites, lo ha convertido, para muchos desaprensivos, en un estorbo. Pus ahora nos toca actuar, ser consecuentes de nuestros actos. El perro es NUESTRA RESPONSABILIDAD y debemos respetarlo y hacer todo lo que esté en nuestra mano para que viva dignamente.

  2. Vanesa

    La mano de la foto es mía, y el cachorro, Keko, fue encontrado en una bolsa de plástico esparcido en la orilla del río Guadalmansa (Estepona-Málaga) junto a sus 4 hermanos, uno de ellos muerto. La tarde que nos los encontramos, íbamos de paseo a caballo por el río cuando de repente oí unos llantos lejanos… que no eran tan lejanos, eran débiles. A los pies de mi caballo estaba la bolsa. Como pudimos, las otras dos chicas y yo nos cargamos los 4 cachorros encima, en concreto yo me lo eché dentro de la camiseta, metida por dentro del pantalón de montar, agarrándolo con el otro brazo como podía para que no se cayera. Cabalgamos así más de media hora de vuelta a la cuadra hasta ponerlos a salvo. Al bajar del caballo, accidentalmente lo aplasté un poco y sus pulmones empezaron a trabajar con fuerza, chillaba, luego no estaba muerto. Keko, Boris, Charro y Pizca, tienen nombre, mirada, sentimientos y muchas ganas de vivir. Nos encargaremos de que así sea, y de que esa vida sea lo mejor posible para compensar el comienzo tan duro que han tenido. Keko, Boris, Charro y Pizca han tenido la suerte de sobrevivir, cientos de miles no la tienen.

  3. A diferencia de la venta de artículos donde generalmente lo que importa es concretar una venta, la venta de animales lleva implícita una carga moral debido a que los vendedores son responsables de colocar adecuadamente a una mascota para evitar que esta mascota viva en un ambiente insalubre, sin cuidados, maltratada o golpeada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s