Animales en fiambreras en el evento Mi Mascota.

Imagen cedida por Gemma Jiménez
Imagen cedida por Gemma Jiménez

Éste pasado fin de semana se ha celebrado la feria Mi Mascota, un salón del animal de compañía en el que, entre otras actividades, se han realizado la exposición internacional canina, felina, distintas conferencias, las marcas comerciales han podido exponer sus productos y servicios… etc.

Leído así pinta estupendamente, un lugar donde aprender sobre nuestros compañeros de vida, donde ver y andurrear alrededor de perros y otros animales y donde poder conocer toda clase de artículos, alimentación y servicios para perros. Incluso algún esporádico stand de alguna asociación sin ánimo de lucro que lucha por dar hogar a animales abandonados (pocas, muy pocas, porque desde luego éste NO es un lugar donde se fomente la adopción)

La realidad es que, para algunos, es una plataforma para vender animales a toda costa.

No hablamos de los puestos de piensos o servicios de educación, veterinarios, etc, ni tampoco de la exposición de animales de raza (en eso, como en muchas cosas, depende de la opinión y el concepto que tengamos de lo que implica tener un “animal de compañía”), pero sí llama poderosamente la atención algunos de los puestos donde la venta de animales no se trataba solo de vender, sino de hacerlo de forma inhumana, o más bien… como si no fueran seres vivos.

Perros en jaulas en las que no se pueden mover. Pájaros hacinados en jaulas minúsculas, algunos de ellos con plumaje pobre y deficiente, ya no sólo sin poder darse un pequeño vuelo, si no casi sin poder darse la vuelta. Animales expuestos en vitrinas (con la de tiempo que se ha luchado, y que se sigue empleando en hacerlo, para que eso no ocurra), pequeños mamíferos en un ambiente totalmente estresante para ellos con todo el mundo queriendo manosearles y que, por desgracia para ellos, son tan baratos de adquirir para luego dejarlos abandonados en cualquier lugar. Y lo que más ha llamado la atención de algunos amigos que han asistido a ésta feria. Para mal, obviamente. Algo que ha causado bastante

Imagen cedida por Gemma Jiménez
Imagen cedida por Gemma Jiménez

indignación. Animales metidos en fiambreras. Insectos y reptiles puestos en fiambreras, como el que vende frutos secos en el mercado. Con unos agujeritos, sí, pero en envases de plástico.

El primer año ya ocurrió algo similar y la Protectora de Málaga, que tenía un stand allí, denunció a seprona, y consiguieronquitar ese puesto de venta. El año pasado se dio una situación similar, aunque hubo confusión puesto que la foto que se compartía era de una feria de Tarragona. Y nuevamente, éste año, vuelve a ocurrir, pero ésta vez la organización lo ha permitido (escudándose en la legalidad de los que exponen) y nadie ha denunciado. Quizá esté amparado en la legalidad, pero desde luego dudamos que una conciencia limpia lo considere un lugar idóneo para que esos animales pasen siquiera una hora de su vida.

Señores de Mi Mascota, las fiambreras son para poner las sobras de la paella de los domingos, para llevarte una ensaladita al trabajo si tienes que comer fuera, no para tener animales y venderlos como si fueran un par de zapatos.

Tomen nota sobre el uso de las fiambreras, probablemente muchos animales abandonados lo terminarán agradeciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s