La ayuda mal entendida

Fue la noticia más destacada de la semana pasada. Muchos políticos la celebraron por todo lo alto, especialmente los de Ciudadanos que fueron los que hicieron la propuesta. 

La adopción en el Centro Zoosanitario de la ciudad será gratuita.

Consuela saber que, a pesar de la gratuidad, los perros saldrán vacunados, identificados, esterilizados y con su prueba de ADN hecha. Lo que ya no consuela es que ese gasto lo asumirá el Ayuntamiento, es decir, en realidad nosotros, los ciudadanos, con nuestros impuestos.

Con ésta medida, dicen, se fomentará la adopción y se perseguirá al fin el tan ansiado sacrificio 0.

Hubiera estado muy bien que, igual que otros grupos políticos en años anteriores, a Ciudadanos se le hubiera ocurrido la idea de contactar previamente con asociaciones que llevan muchos años dedicados al rescate y adopción de animales y con las asociaciones que más conocemos lo que significa adoptar y vivir con un perro, las asociaciones animalistas de la ciudad, entre las que nos encontramos.

Pero la realidad es que no ha sido así y ahora se saca adelante una ley con la que todas las asociaciones estamos en contra.

Y lo estamos no por hechos infundados, si no porque por desgracia, llevamos muchos años conociendo adoptantes y conociendo personas que abandonan. Podríamos contar mil y una historias de devoluciones, de esfuerzo emocional y sí, de mucho mucho esfuerzo económico para sacar adelante a un animal, y del esfuerzo de conseguirle una familia apropiada y responsable.

Y éste es, quizá, el mayor problema de ésta propuesta. Que se deja de lado la responsabilidad para facilitar la salida indiscriminada de los animales de la perrera. Esto segundo está muy bien, hay que fomentar la adopción, hay que vaciar esa perrera, hay que impedir que la mitad de los perros que entran en ese centro acaben sacrificados, pero lo que hay que impedir es que se vuelva a llenar y, según nuestra experiencia, la gratuidad puede producir exactamente lo contrario.

La adopción debe ser siempre meditada y pausada, no debe ser nunca impulsiva. Y cuando tienes que pagar por ella (o más bien, por los servicios prestados, como el microchip, las vacunas o la esterilización), cuando tienes que pasar entrevistas, te lo planteas con más calma. Porque te planteas el desembolso que vas a tener que hacer, en si tu casa será adecuada para ese animal en concreto, en si serás capaz de cubrir todas sus necesidades, entre ellas la de la salud, que supone un gasto importante.

¿Y qué pasará cuando, al saber de ésta gratuidad, muchas familias se lancen impulsivamente a sacar a un perrito para el cumpleaños de su hijo? Ya que es gratis…
¿Qué pasará cuando una persona que ya tiene demasiados animales, saque otro porque… pobrecito y no lo pueda mantener? No sería la primera vez que se le requisan animales a una persona con síndrome de Noe. 
¿Qué pasará con esos cazadores que llevan a su perro a la perrera? ¿Sacarán otro cambiándolo por el suyo como si fuera un cromo?

Todo no vale para poder vaciar esa perrera. Y por desgracia tenemos muchas historias que corroboran que no se valora lo mismo una adopción que un regalo. Y eso es lo que nuestra ciudad va a hacer con esos animales, regalarlos.

¿Y la protectora? Ahora tendrá que enfrentarse con la mala costumbre de algunos que le espetarán que “ahí arriba en la perrera no me cobran”. ¿No tienen derecho esos 900 animales a tener una adopción?
Porque no, la protectora no te vende a tu perrito, no te cobra por gusto. Cada perro cuesta un dinero importante, y es dinero que nunca vuelve. Cuando un perrito llega atropellado y se le opera una pata rota, ese dinero nunca lo percibe de vuelta, porque lo que ellos te cobran no es más que un servicio veterinario, una garantía de que ese perro está sano y con todo en regla. Su identificación, sus vacunas, su esterilización, bien alimentado y con su salud correctamente, ya que no es una ni dos las revisiones que se les hacen a los perros que allí mantienen.
Es una manera horrenda de enmendarle la plana a la protectora que con su esfuerzo mantiene a esos animales abandonados durante todas sus vidas o hasta que encuentran un hogar.

Y bien, habrá familias que adopten de forma responsable aprovechando la gratuidad, pero… ¿y los años que siguen? Porque las vacunas son anuales, las desparasitaciones trimestrales y… ¿si se pone enfermo? Necesitará un veterinario. Y si se pone enfermo en mitad de la noche, necesitará ir a urgencias con el dispendio que eso conlleva.
Una manera más de menospreciar la labor y vocación de veterinarios. Porque no, señores, vacunar no es solo dar un pinchacito, es revisar al animal para comprobar que está en óptimo estado de recibir esa vacuna. Es algo mucho más complicado, ¿o acaso creen los señores de Ciudadanos que un veterinario estudia durante años solo para poner vacunas y pinchacitos? Quizá podrían, como hemos dicho, informarse un poco.
Esto es lo que fomentará la gratuidad, la adopción impulsiva que no valorará que un perro cuesta dinero, no solo el de una adopción, si no para toda su vida.

No, desgraciadamente, lo gratuito no se valora igual y cuando hablamos de vidas puede ser muy muy peligroso.
Ojalá nos equivoquemos, pero la experiencia nos dice que no, que esa perrera no se vaciará, si no que muchos de esos perros adoptados impulsivamente darán de nuevo con sus huesos en la perrera. Y que se seguirá llenando.

Ésta NO es la manera de conseguir sacrificio 0.

Anuncios

Un comentario en “La ayuda mal entendida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s